Pregúntale a Paloma

La mejor creación de la historia del deporte, el hándicap en el golf

Hola de nuevo.

En muchas ocasiones, familiares y amigos que nunca han tenido contacto con el golf me han preguntado por el hándicap, en nuestro deporte, el qué significaba.

También yo entre las cosas que desconocía y que a la vez me fascinó estaba el hándicap, y es que cuando nos iniciamos en este maravilloso deporte se abre ante nosotros  todo un mundo nuevo, por lo que el desconocimiento de términos, reglas, situaciones, etc. lleva algún tiempo entender y asimilar, este deporte de origen y vocabulario anglosajón.

Realmente tuvieron que devanarse mucho los sesos para crear algo que sirviera para igualar a los jugadores de cualquier nivel en pro de un juego equitativo. ¡Admirable!

Resumido por encima, el hándicap es un valor que nos otorga la Federación de  golf, y nos dice el número de golpes que el campo le “regala” a un jugador. Por ejemplo, en los campos par 72, un jugador con hándicap 30 tendrá que realizar 102 golpes, 72+30 para poder hacer el par de ese campo, mientras que otro jugador de mayor nivel, es decir hándicap inferior, tendrá que hacerlo con menos golpes, de esta manera ambos jugadores competirían de forma equilibrada.

Por tanto será nuestro hándicap quien nos diga en qué nivel de juego nos encontramos, y a medida que lo vayamos bajando se nos “regalarán” menos golpes, porque poco a poco iremos ganando al campo.

Cuando nos iniciamos pueden darnos 28, 36, 48 o incluso 54, dependiendo de la edad y sexo, y a partiendo de él ya podemos empezar a jugar campeonatos. Para los amateurs bajar hándicap se convierte en nuestro gran reto.

Lo normal es que se tarde algún tiempo en mejorarlo, hay que practicar y salir mucho al campo para conseguir las habilidades necesarias. Bajar hándicap no es tarea fácil, en una ronda con los amigos jugamos distendidos y relajados pero en un campeonato  la presión es fuerte, de manera que nuestra mente nos puede traicionar.

Es cierto que todos conocemos personas que, habiendo empezado a jugar más o menos a la vez que nosotros  lo han bajado muy rápido, es más, siguen y siguen bajándolo y eso nos desanima, ¿seré un paquete toda la vida? ¿Cuándo bajaré mi hándicap?

Esa frustración es comprensible, pero tenemos que asumir que cada persona tiene su propio ritmo, a algunas nos puede costar más tiempo que a otras pero, todo llega. Por eso es importante que los principiantes no pierdan el ánimo y  lo sigan intentando, el esfuerzo siempre tiene sus frutos.

Y por fin, un buen día, en un torneo del que no esperamos más que disfrutar, los astros se alinean y como por arte de magia todo sale bien, ¡el mundo es maravilloso!. La primera vez que lo conseguimos vivimos nuestro día de gloria, ¡por fin!, ¡ya no soy un paquete!, ¡he nacido para esto!

Y aunque el día de gloria no nos lo quita nadie, cuando volvemos a la tierra, tarde o temprano, tomamos conciencia de la realidad. Y es que en el golf como en la vida, cuantos más conocimientos adquirimos más conscientes nos hacemos de todo lo que nos queda por aprender.

Send this to a friend