Destacado, Las reflexiones de Diego

La primera vez que vi a Tommy Fleetwood

Corría el mes de abril del año 2013 cuando por primera vez tuve la suerte de poder ver en directo a un joven jugador inglés de 22 años, que durante su corta etapa como amateur, ya que se hizo profesional con 19 años, llegó a ser uno de los tres mejores golfistas amateurs del planeta y estaba llamado a hacer grandes cosas como profesional. Este golfista británico era ni más ni menos que Tommy Fleetwood jugador que el domingo pasado se llevó el título en el Abu Dhabi HSBC Championship por delante de jugadores como Henrik Stenson o Dustin Johnson.

Es cierto que han pasado más de tres años desde su última victoria en el circuito europeo, no ganaba desde su primer triunfo en el Johnnie Walker Championship at Gleneagles el 25 de Agosto de 2013, pero estaba convencido de que esta y otras victorias llegarían más tarde o temprano para el jugador de Southport. Y es que cuando vi a Fleetwood en El Saler, campo que acogió el Open de España ese año,  aprecié un toque de bola diferente, un sonido que era mejor que el del resto de la media de jugadores del torneo y eso que estamos hablando de un torneo del European Tour.

El swing del inglés y ese sonido de bola con tanta calidad, los jugadores que ya llevan unos cuantos años jugando a esto del golf me entenderán a la perfección, me confirmaron que este chico tenía un gran potencial y que es un jugador llamado a poblar el top 50 del ranking mundial como mínimo. Para que vean, de aquel torneo otros jugadores que me llamaron la atención su toque de bola fueron Sergio García, Paul Casey, Peter Uihlen y Emiliano Grillo.

Estos jugadores puede que al final lleguen o no a copar los mejores puestos del ranking mundial, y es que muchas cosas pueden ocurrir de por medio como por ejemplo lesiones, problemas mentales o perdida de motivación. Pero lo que es seguro, al menos en mi humilde opinión, es que estas personas tienen el potencial necesario para llegar a ser los mejores, vamos que tienen un plus que otros golfistas, que siguen siendo de gran categoría por supuesto, no podrán alcanzar, el talento es así.

Send this to a friend