Blogs, Pregúntale a Paloma

Lo importante es jugar

Hola de nuevo.

A veces, reflexionando sobre este deporte, me doy cuenta de la gran importancia que tiene para los que lo jugamos.

Aunque relativizando tenemos que ser conscientes de que el golf no deja de ser un deporte más, un juego con el que pasar buenos ratos y disfrutar con los amigos, un hobby, en definitiva, un componente más de nuestra vida. Sin embargo, los que amamos este deporte lo elevamos a lo sublime, la importancia que le otorgamos puede llegar a estar entre las más altas dentro de nuestra larga lista de prioridades.

Y es que solo los que compartimos esta afición somos capaces de entender y sentir esa gran necesidad de jugar.

Cuando tenemos en ciernes un partido o torneo apetecible tratamos por todos los medios de no faltar. Nos organizamos, cuadramos agenda, convencemos a familiares o amigos de la importancia de ese partido, lo dejamos todo y nos vamos a jugar.

Somos capaces de darnos buenos madrugones que por otros motivos serían impensables, sobre todo para dormilonas como una servidora.

Jugamos en situaciones “complicadas”, lloviendo, con tormenta, con nieve, y es que ya sabemos el dicho escocés: Al golf se juega hasta con sol, sí, también somos capaces de jugar bajo un sol abrasador a más de cuarenta grados a las tres de la tarde.

¿Y cuando estamos lesionados? Aunque parezca poco creíble, he constatado que entre muchos golfistas aficionados no nos importa la lesión en sí misma, ¡Ya se curará!. Lo único que nos importa es si nos impedirá jugar, ¡por prescripción médica, claro!, y si lo hace es toda una tragedia, esto es amor por el golf.

El golf conlleva un aprendizaje progresivo y cada etapa nos engancha como si fuera la última, la definitiva, como si ya lo hubiéramos aprendido y aprehendido todo. Así, me pregunto, ¿durará siempre esta dependencia? o, por el contrario, ¿llega un momento en que dejamos de sentirla?

No estoy en disposición de responder a ninguna de esas preguntas de manera genérica, ni mucho menos científica, pero sí puedo decir que cuando el golf entra en nuestras vidas éstas son susceptibles de mejorar en muchos aspectos, aportando una ilusión desconocida, por ese plus de sus retos, por esas pequeñas metas cumplidas poco a poco, por ese tanto por conseguir…

¡Bendita dependencia, espero que dure siempre!

¡Hasta pronto!

Send this to a friend