Análisis, Destacado, Palos

Primer análisis del driver M1 de TaylorMade

Hace casi dos semanas salian a la luz los nuevos modelos de driver, maderas y híbridos de TaylorMade, que no es otro que el M1. Con el que Jason Day gano la semana pasada en Estados Unidos en el tercer campeonato de los play-off de la FedExCup, así que parece que es una buena elección, sin embargo, intentemos concretar un poco más.

Foto: @TheSergioGarcia
Foto: @TheSergioGarcia

En lo que respecta al driver, pueden optar entre dos modelos -430cc y 460cc-. Tiene un novedoso sistema de contrapesos en forma de T que permite, por una parte, modificar la altura con que va la pelota gracias a un peso de 10 gramos y, por otra parte, permite influir en el efecto que tomará la bola gracias a un peso de 15 gramos. Asimismo, seguimos pudiendo modificar el ángulo de la cara del palo en cuatro grados (-/+ 2º).

9

Además, la parte superior del driver está compuesta por un “carbón especial” lo cual produce que el centro de gravedad sea más bajo para incrementar el margen de error y la distancia. Igualmente, si un aspecto importante para ustedes a la hora de la elección del driver es el sonido, con el M1 no quedarán decepcionados.

9

También se da la opción de elegir entre tres barrilas diferentes: Fujikira pro 60 (alta), Mitusbishi Kurokage Tini Silver 60, Aldila Rogue Silver 70 (baja). Por ahora, poco más podemos adelantar. Volveremos con más información sobre este nuevo palo, una vez lo tengamos testado en el campo.

Send this to a friend