Actualidad, Destacado, Las reflexiones de Diego

Sergio, Jon, Rafa, Carlota y compañía gracias por hacernos disfrutar

Dicen que el golf es uno de los deportes más difíciles del mundo, y yo no seré quien lo ponga en duda; y es que conseguir embocar la pelota dentro de ese hoyo de 10,8 centímetros de diámetro y que requiere mantener una concentración y una paciencia digna de una persona zen es harto complicado.

Pues bien en este precioso deporte, que es practicado por unas 300.000 personas en España y decenas de millones de personas por todo el mundo, Estados Unidos se convirtió desde hace décadas en el principal dominador. Algo que se constata con solo enumerar algunos de sus jugadores como por ejemplo Jack Nicklaus, Tiger Woods, Bobby Jones, Arnold Palmer o Tom Watson sumando entre todo ellos un total de 60 majors.

Sin embargo, en España, a pesar de no ser ni mucho menos un país propicio a principios del siglo XX para jugar al golf, siempre ha habido algún “héroe” o alguna “heroína”  que ha logrado superar todo tipo de impedimentos para luchar contra la engrasada maquinaria internacional.

Resultado de imagen de severiano ballesteros open

Desde luego que el primer jugador que se nos viene al imaginario colectivo es nuestro querido Severiano Ballesteros Sota que revolucionó el mundo del golf y que rompió esa barrera psicológica de conseguir el primer major, algo que hizo con tan solo 22 años.

El carismático jugador cántabro ostentó el primer puesto del ranking mundial durante muchas semanas, ganó un total de cinco grandes y más 90 torneos como profesional entre otros muchos éxitos. Pero sus enseñanzas trascendieron los campos de golf, todos recordaremos la actitud que mantuvo ante el tumor cerebral que sufrió.

Sin embargo, antes o junto con Seve hubieron otros jugadores y personas que ayudaron a construir el golf español que disfrutamos en la actualidad. Entre ellos no debemos de olvidar de nombrar a Ramón Sota, tío de Ballesteros y que ganó más de 15 títulos como profesional, Ángel Miguel, que todavía ostenta el récord de más Campeonatos de España de Profesionales ganados con 6 trofeos, Marta Figueras-Dotti, que ganó el Women’s British Open en 1982 siendo amateur y que ganó en el LPGA Tour y por supuesto a José María Olazábal, ganador de dos Masters de Augusta.

En fin, no hay atajo sin trabajo y en la actualidad el golf español está recogiendo los frutos de ese arduo trabajo.

Las victorias  están llegando a raudales en estos últimos meses por parte de los nuestros, ahí están las dos de Sergio García, Dubai Desert Classic y su primer major, el Masters de Augusta; las dos de Jon Rahm, Farmers Insurance Open y el Dubai Duty Free Irish Open hosted by the Rory Foundation de la semana pasada; la primera de Rafa Cabrera Bello tras más de cinco años en el Aberdeen Asset Management Scottish Open de esta semana, la victoria de Carlota Ciganda en el Lorena Ochoa Invitational, el título de Álvaro Quirós en el Rocco Forte Open de Sicilia o la victoria del incombustible Miguel Ángel Jiménez.

Todas estas victorias para todo aficionado del golf son un motivo de alegría y personalmente para mí que llevó jugando al golf desde que tengo uso de razón, que soy un enamorado de nuestro deporte y que he visto a Sergio García como un referente golfístico, el verle ganar su primer major fue una sensación que no podría describir con mis palabras, fue algo mágico y que se redondeó con la conferencia de prensa que ofreció en su club de toda la vida, el Club de Campo del Mediterráneo.

Que por cierto, para llegar a la misma tuve que hacer artes malabares para compaginar la lección de Derecho Administrativo con un profesor al que aprecio por como nos ha enseñado y que fue Letrado del Tribunal Constitucional entre otros muchos cargos, pero no me podía perder la rueda de prensa por nada del mundo y preguntarle mis inquietudes.

Esa magia que mencionaba que me despertó la victoria del castellonense, la están prorrogando sin lugar a dudas otros golfistas, como por ejemplo Rafa Cabrera Bello al que le seguimos los pasos desde hace años y que se merecía de una vez por todas una victoria y sobretodo un triunfo de este calibre o el incipiente ascenso a lo más alto de Europa de Pep Anglès, quien tiene muchas trazas de hacer cosas muy importantes en el futuro.

Resultado de imagen de jon rahm

Pero he de reconocer que quien nos está haciendo vibrar de lo lindo en los últimos tiempos es Jon Rahm, quien se está erigiendo como el sucesor natural de Sergio García como principal batuta del golf español y es que todo lo que rodea a este chico es digno de la mejor película. Su vertiginoso ascenso hasta lo más alto, carácter, confianza, actitud, juego, declaraciones, historial y sus ganas de ser el mejor son el mejor ingrediente para que no me quiera despegar de la pantalla y de seguir los pasos del de Barrika.

Con todo me froto las manos y hasta a veces los ojos para asegurarme de que no estoy viviendo en un sueño porque esta semana se disputa el The 146th Open Champiosnhip, el torneo que todo europeo quiere ganar. Y lo hace con dos españoles viniendo de ganar en torneos de la Rolex Series y en campos estilo links y con un Sergio García con un estado de juego y con una confianza digna de sus mejores tiempos.

Así que yo no sé ustedes, pero les aseguro que no voy a despegarme de la pantalla y de informales para gozar del juego de estos grandísimos golfistas que me están haciendo celebrar cada una de sus victorias como la gente celebrase en su momento la victoria de España en el Mundial de Sudáfrica y el gol de Andrés Iniesta.

Muchas gracias Sergio, Jon, Rafa, Carlota y compañía, gracias por hacernos disfrutar y reavivir más si cabe nuestra pasión por el golf y hacerla extender a cada vez más y más gente no ya en nuestro país, sino por todo el mundo.

Send this to a friend