Opina Crabbé

Una recomendación para todo aquel que quiera mejorar técnicamente

El golf es un deporte más técnico que la gran mayoría de deportes, no diré que solamente influye la técnica en los resultados que nosotros hacemos, porque esa afirmación sería totalmente errónea, ya que la más importante sin duda es la mente y así lo decían grandes estrellas como Jack Nicklaus con aquella frase de “El golf es un 80% mental“, pero si que la técnica tiene una buena relación con el nivel que no nosotros solemos demostrar en el campo de golf.

Aunque no sea lo más importante, siempre está bien asegurarse unos fundamentos mínimos en la técnica de nuestro swing, motivo por la que muchos jugadores optan por contratar los servicios de un profesor de golf particular, para mejorar y mantenerse junto a él durante un largo periodo de tiempo o simplemente para hacer un chequeo, más o menos rápido, de un par de clases para retocar aspectos que con el día a día se pudieran haber podido perder/olvidar.

 

 

En este punto es en el que yo me quería centrar, porque como docente de este complicado deporte me he dado cuenta de una cosas que se repite bastante en los golfistas amateurs y que opino que es un error que bloquea la mente e impide mejorar. No se si es por el tipo de enseñanza antiguo o por la forma de ser de la sociedad, no me voy a meter en ese tema, pero si que me gustaría recomendarles unas pautas para evitar eso como entrenador y jugador profesional que soy.

A lo que me quiero referir es al hecho de que un alumno llega a una o más clases con su profesor particular y espera que en ese periodo de tiempo se le digan muchísimas cosas para mejorar su swing. Llegando algunos jugadores a molestarse cuando se le dicen una o dos cosas. Pero bajo mi punto de vista es preferible en el profesor diga eso, uno o como mucho dos puntos ha trabajar en el swing y cuando eso esté afianzado el alumno podrá centrase en otra cosa.

Lo que ocurre cuando se dicen muchas cosas en una o varias sesiones con un entrenador es que el alumno hará dos cosas, una de ellas, no poder asimilar toda la información recibida, saturando así su mente y dejándolo en un punto de no saber que hacer con su swing. Y la otra posibilidad, que asimile todos los conocimientos técnicos y comience a trabajarlos todos a la vez, lo que supone una pérdida de focalización importante.

Resumiendo, por lo que yo he vivido como jugador y profesor, es preferible hacer caso a una o dos cosas, centrarse en ellas para cambiarlas y tras haberlo conseguido, pasar a otra zona del swing que haga que modificar, pero hacerlo todo a la vez es un grave error, por lo explicado en los párrafos anteriores. Por lo que si su profesor en una clase le comenta pocos puntos a mejorar, usted hágale caso, que él sabe perfectamente como funciona su mente.

Send this to a friend